26 febrero 2006

Oliver Coipel y Andy Park: Suplentes de lujo

Los cómics de La Patrulla-X publicados en los últimos meses han deparado varias sorpresas de lo más agradable: las más evidentes, poder disfrutar de nuevo con el buen hacer de Alan Davis, maestro entre maestros, así como de la parcial recuperación (precisamente ahora que Ed Brubaker lo va a a sustituir) de un Chris Claremont que llevaba una buena temporada en horas bajas.
Pero a estas buenas nuevas hay que sumar el haber descubierto a dos dibujantes de la talla de Oliver Coipel y Andy Park, prácticamente desconocidos para mí hasta la fecha. Profundicemos en su trayectoria profesional:

Página de Uncanny X-Men, por CoipelOliver Coipel, natural de Francia, comenzó su aventura americana de la mano de DC Comics, al encargarse de la miniserie Legion: Lost, y Legion of Super-Heroes. Con posterioridad, pasaría a formar parte del plantel de dibujantes de La Casa de las Ideas, y desde el año 2004, cuando Marvel lo escogió para ser promocionado dentro del programa Young Guns junto a otros jóvenes talentos de la industria, su trabajo ha adquirido una gran notoriedad. Recientemente, y tras encargarse del apartado gráfico de colecciones tan importantes como Los Vengadores, La Patrulla-X, y House of M, ha firmado un contrato en esclusiva con Marvel. Su estilo se caracteriza por ajustarse a la perfección al género superheróico, haciendo gala de un potente y dinámico trazo, sin por ello mermar la claridad narrativa de sus obras. Todo un talento a seguir en el que Joe Quesada parece tener mucha confianza.

textoalternativoAndy Park (Nueva York, EE.UU.; 1975) comenzó su carrera de la mano del infausto Rob Liefeld cuando éste lo reclutó para formar parte de los Extreme Studios, donde trabajó en títulos como Avengelyne o Glory/Angela. Con posterioridad, se decidió a completar su formación artística, estudiando ilustración en el Art Center College of Design de Pasadena. Tras ilustrar cómics como Lady Pendragon o Blood Legacy, se encargó de los lápices de la colección Tomb Raider. A este proyecto hay que sumar la adaptación al cómic de la genial serie televisiva Alias, así como numerosas ilustraciones publicitarias, diseños conceptuales de videojuegos, y su labor de portadista regular en colecciones como Excalibur, Weapon X, o Mutopia X. Su trabajo más relevante hasta la fecha han sido 3 números de La Patrulla-X. (Enlace a su página web oficial).

Si bien es cierto que para la gran mayoría de aficionados al mundo del cómic, la ausencia de Alan Davis en la colección en la que ejerce de dibujante regular (al menos teóricamente) nunca es bien recibida, al menos en esta ocasión ha servido para dar a conocer en mayor medida a estos talentosos dibujantes. De Coipel ya tenía referencias, por su etapa en Los Vengadores, así como por el trabajo que recientemente ha realizado en el macroevento House of M, y lo cierto es que desde mi punto de vista, se trata de un gran dibujante, con un amplio margen de mejora. Pero si la opinión que me merece Coipel es muy positiva, Andy Park no le va a la zaga, recordando poderosamente (al menos a quien escribe estas líneas) al Chris Bachalo más estilizado (Muerte: El Alto Coste de la Vida, y Muerte: Lo Mejor de Tu Vida). El escaso conocimiento que tenía acerca de su obra se limitaba a su labor de portadista, pero lo cierto es que como dibujante completo gana muchos enteros. Una auténtica gozada.

En esta ocasión, y pese a que se echa de menos a Alan Davis, puede hacerse valer aquello de "no hay mal que por bien no venga".

Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

12 febrero 2006

Entre maniáticos anda el tema

Propagándose cual plaga incurable, se ha descubierto una nueva cepa de la temible cadena bloggera, esta vez formulando la trascendental pregunta "¿cuáles son tus 5 manías más ocultas?".
En primer lugar, agradecerle a Fran González, del blog Llamas a Mí, y a John Mulder, de Mulder Cómics, que me hayan infectado con este virus. ¿Pero qué os habré hecho, chicos? ;)
Por supuesto, no os voy a enumerar mis 5 manías más ocultas, pues digo yo que de tenerlas, por algo estarán ocultas, pero sí comentaré 5 manías bastante estúpidas que he ido adquiriendo a lo largo de mis 25 añazos: 1.- Compra de cómics: desde mi más tierna infancia, cuando me aficioné al mundillo de los cómics, he invertido incontables horas en seleccionar el ejemplar perfecto. No admito ningún tipo de imperfección, ya sea en forma de arruga (por muy pequeña que sea), doblez o cualquier otra tara que se preste. Lo mismo hago con los cd's o libros. Reconozco que con este tema soy tan friki como inflexible.
2.- Lápices bicolor: habiendo estudiado una carrera tan divertida (léase con ironía) como Derecho, y adentrándome con posterioridad en el apasionante mundo de las oposiciones, resulta inevitable desarrollar manías estúpidas, y una de las más estúpidas se refiere a los famosos lápices azules y rojos de la marca Faber-Castell (pulsad aquí para ver la imagen,): si la inscripción de la marca no está impresa en una de las líneas azules, directamente no lo compro. Por ejemplo, el de la imagen sería perfecto. No me preguntéis porqué tengo esta manía, ¡¡y dejad de reíros!!.
3.- Año nuevo: cada año nuevo, lo primero que hago tras tomar las uvas, y cumplir con los trámites protocolario-familiares que todos conocéis, o al menos os imagináis, éscucho una canción determinada, la misma todos los años: Thunder Road, de Bruce Springsteen. ¿Por qué? ¿qué queréis que os diga? En mi opinión se trata de la mejor canción de la historia.
4.- Videoclubs: por una parte, me resulta extremadamente complicado y agobiante elegir una sola película entre tantos títulos, y por otra, y aquí es donde entra el tema de las manías, cuando veo un dvd descolocado siento un irrefrenable impulso y necesidad de colocar adecuadamente la película en cuestión.
5.- Última frase de cada post: exceptuando las postdatas, he adquirido la manía (y esto es verídico, y superior a mis fuerzas) de cerrar cada post con la sigiente frase:
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)
P.D.: le paso la cadena a los siguientes blogs: Cruzando el Río Estigia, de Pedro Marchán; Un Mundo desde el Abismo, de REFO; La Librería, de Myca Vykos y compañía; Dial V for Vendetta, de Dusk; y Frikimania, de Magneto. Si se rompe la cadena, es cosa de ellos. ;)

11 febrero 2006

¡...Y se hizo la Luz!

Para qué negarlo...¡soy un friki feliz!. Mucho tiempo llevaba esperando para que el Coleccionable X-Men viera su continuación, y poder completar de esta forma mi colección de La Patrulla-X con el puñado de números que me faltaban.

Ante el estreno de la película X-Men 3, Panini anunciaba la publicación de una Biblioteca Marvel de La Patrulla-X, comenzando desde el mítico Giant Size nº1. Mi gozo en un pozo. A priori, parecía incompatible con un nuevo coleccionable, pero los chicos de Noticias Universo Marvel, en las entrevistas periódicas a Alejandro Martínez Viturtia que publican en su web han logrado confirmar lo que muchos esperábamos. Felicidades a Noticias Universo Marvel por la genial entrevista realizada, y a Panini por ofrecernos este producto tan apetecible, y perdonad que copie directamente de vuestra web, pero no puedo evitarlo:

"UMN: Supongo que también sacaréis un coleccionable.

AMV: Claro. El Coleccionable X-Men (dejamos el título en inglés para relacionarlo más con la película) saldrá en mayo, por supuesto, y tendrá 25 números en principio, ya que si funciona lo suficientemente bien, nos planteamos continuarlo. Será como el de los 4F, de periodicidad semanal, en color, con formato comic-book y con 80 páginas de historieta.

UMN: Los contenidos seguirán el último coleccionable que publicó en su momento Planeta.

AMV: Sí. Seguiremos en el siguiente número al último que se publicó entonces, continuando con la colección americana de Uncanny X-Men. Se incluirán los anuales cuando toquen, y también los cruces que hubo en su momento con la serie de X-Factor, por ejemplo. Además, cuando llegue el momento, está previsto la publicación de la segunda serie, la de X-Men que empezó dibujando Jim Lee, de alguna manera que sea comprensible para el lector."

Un saludo y hasta pronto! (eso espero) :)

10 febrero 2006

JÓVENES TITANES, de Geoff Johns y Mike McKone

Edición original: Teen Titans, núms. 1 a 3; septiembre/noviembre de 2003; DC Comics. Edición española: diciembre/febrero de 2005; Planeta DeAgostini Comics. Guión: Geoff Johns. Dibujo: Mike McKone. Tinta: Marlo Alquiza. Color: Jeromy Cox. Formato: 32/24 págs. Precio: 1,95 €.
En el año 2003, Geoff Johns y Mike McKone comenzaron a cimentar las bases para que una de las colecciones más míticas del Universo DC recuperase el favor del gran público.
Los Teen Titans vieron la luz por vez primera en las páginas del cómic Brave & The Bold nº 54, para ser presentados con todos los honores en el nº 60 de la misma colección, publicado en 1965. El concepto era sencillo: desde la editorial consideraron oportuno reunir en una colección propia a los sidekicks de los principales personajes de DC. De esta forma, Robin, Kid Flash, Aqualad, Wondergirl y Speedy se emancipaban esporádicamente de sus mentores para formar un grupo independiente.
La iniciativa fue un éxito, y no tardaron en tener colección propia. Desde entonces la formación ha variado en infinidad de ocasiones, pasando por las manos de diversos equipos creativos. Hasta que Marv Wolfman y George Pérez tomaron las riendas de la serie. La suya es reconocida unánimemente como una de las mejores etapas de la colección (etapa que, por cierto, hoy podemos disfrutar de nuevo gracias a la reedición de Planeta DeAgostini Cómics), e indudablemente, como una de las cimas del cómic mainstream americano: entretenimiento puro y duro, aderezado con tramas adictivas, una construcción de personajes ejemplar, y sagas antológicas. Una auténtica maravilla.
Todo esto viene al caso por el hecho de que el propio Geoff Johns ha reconocido en diversas ocasiones que la actual etapa de los Teen Titans tiene como más inmediato referente las historias creadas por Wolfman y Pérez. Y lo cierto es que fácilmente se puede apreciar una vez leidos los 3 números publicados hasta la fecha en España.
Los guiones de un acertado Johns están repletos de guiños y homenajes a brillantes episodios del pasado, intrigantes insinuaciones de lo que está por venir e increíbles sorpresas en forma de cliffhangers que ponen punto y final a cada entrega de esta colección. Si el objetivo del guionista era que los lectores recuperaran el interés por la serie, y la ansiedad por la publicación del próximo número, sin lugar a dudas lo ha conseguido. ¡Y de qué manera! Con un equipo formado por Robin, Impulso, Superboy, Wonder Girl y los veteranos Starfire, Cyborg y Beast Boy ejerciendo de tutores, asistimos a la génesis de un nuevo grupo, formado contra la voluntad de alguno de los más poderosos héroes DC, y con la reticencia de sus propios integrantes. Por las páginas de esta colección desfilaran ilustres conocidos: héroes y villanos, como Deathstroke, el eterno Slade Wilson que a buen seguro deparará alguna que otra sorpresa a nuestros protagonistas.
En el apartado gráfico, McKone realiza uno de los trabajos más brillantes de su carrera, demostrando un mayor grado de inspiración que en su actual colección: Los 4 Fantásticos guionizados por J.M. Straczynski. A diferencia de lo mostrado hasta la fecha en la serie protagonizada por La Primera Familia de Marvel, aquí saca a relucir sus mayores virtudes: un trazo potente, dinámico y espectacular, muy adecuado para esta colección (aunque la caracterización física de Beast Boy no me acaba de convencer).
En definitiva, y pese a ser pronto para juzgarlo, por lo visto hasta ahora me atrevo a calificar a Jóvenes Titanes como una de las más recomendables colecciones de género superheróico publicadas en la actualidad, con grandes dosis de emoción, aventuras, intriga y acción, y un equipo creativo con las ideas muy claras. ¡No os la perdáis!
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)

06 febrero 2006

Firma Invitada: Alberto Benavente (Zona Negativa)

Nueva entrega de esta aperiódica sección. Y de nuevo tengo que darle las gracias a nuestro invitado por su generosidad: dedicar parte de su tiempo libre a redactar este post, y compartir algunos de sus pensamientos con nosotros sólo merece mis más sincero agradecimiento. Lo cierto es que me ha emocionado lo atípico, sincero y agradecido del post escrito por Alberto Benavente, compañero del Equipo ZN y contertulio en amenas conversaciones vía MSN. Más que un colega, un buen amigo. Os dejo con su post.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)
Lleva David pidiéndome un report desde el día que me incorpore al equipo de Zona Negativa. Y siempre le he dicho que “Encantado”. Que “No Problemo”. “Ok. Sure. Va, venga. La semana que viene”. Etc. Debido a diversos problemas laborales, personales y de salud, nunca encontraba el momento justo. Lo que me lleva a pensar en algo que, en principio, no tiene nada que ver con los comics. ¿Qué estoy haciendo con mi vida? ¿Cómo soy realmente? Depende a quién le preguntes. Para mi madre, mi vida es un autentico caos, donde sólo caben tres cosas. Los cómics, el ordenador y mis salidas nocturnas. Problemas de no verme más que en contadas ocasiones a lo largo de la semana. Si le preguntas a mi tío, te dirá que no sabe muy bien a qué me dedico. Mi primo te dirá que me gana siempre al Pro Evolution (Lo cual es mentira, todo sea dicho). Mis amigos te dirán que estoy como una cabra. Mis amantes...Bueno…según a cual le preguntes te dirá que muy bien y otras no tanto. Si le peguntas a mis compañeros/as de trabajo diario…pues casi como las amantes. Que de puta madre y menudo capullo. Lo mismo que opino yo de ellos, todo sea dicho. Si le preguntas al del estanco, te dirá que “Menudos cabrones los de las tabaqueras” (Lleva diciendo eso desde hace dos semanas…de ahí no sale el pobre). Si le preguntas al portero de mi escalera…espera…no le podréis preguntar mucho…siempre está en el bar el muy mandril. Si le preguntas a la empresa con la que trabajo, te dirán que”El numero XXXX es un buen trabajador. Nunca da problemas.” Coño, si es que si le preguntas a esa chica que siempre me encuentro en el metro, una morenaza guapísima que tiene los ojos mas hermosos que he visto jamás, te dirá…Coño, vete a preguntarle y me cuentas qué te dice. Y podríamos seguir hasta el infinito y más allá. Hasta llegar a mí mismo. De un tiempo a esta parte, la vida me ha dado muchísimos palos. Creo que desde hace unos tres años para aquí. No hay jodida manera de levantar cabeza. O no la había, hasta ahora. El hecho de que unos completos desconocidos, me acojan, me den “curro” y sean unas personas podidamente estupendas, me ha hecho cambiar mi visión de las cosas. No me entendáis mal. No es que necesite el apoyo y el empuje de completos desconocidos para que mi vida tenga sentido. Simplemente me ha reconciliado con el ser humano. En serio. Hará cosa de un año y medio, un amigo de toda la vida, me propuso ser socios en un negocio (Una librería /papelería/Kiosco). El negocio en sí, ya estaba montado. Su hermana lo comenzó. Pero lo cargó con 4 millones de los de antes de deudas. La muy puta. Y dejo al pobre chaval en bragas. “Ahí te quedas, hermano”. Dejé mi trabajo seguro, fijo y que últimamente me reportaba dinero y chicas a gogó, para embarcarme en el proyecto. La cosa, como era de esperar, no fraguó. Mi amistad con mi colega se fue al carajo y yo me quede con varios millones, de los de antes, de deuda. Puta madre. Pero aquella experiencia me sirvió para encontrar a nuevos amigos. Una tienda de comics cercana hizo el milagro. Gente majísima que aun hoy, me apoyan y aconsejan, a pesar de que piensen que estoy como una cabra. Todos ellos son geniales. No sé qué hubiera hecho sin ellos. Después de aquello, vino el caos. No encontraba (o no quería encontrar) trabajo. Me sumí en una semi depresión que nunca supe muy bien a qué se debía. Tres meses, chicos/as. Tres meses de rascarme los huevos y dejar que me creciera la barba. Hasta que un día, en un puto día, todo aquello cambio. Suena el teléfono, y uno de aquellos curriculums que envías sin ninguna esperanza, resulta que ha dado sus frutos. Curro. Ole y ole. Puta madre. Ya no soy un parásito de la sociedad. Qué bien y viva la madre que me parió. Pero aun había más. Del resultado de esos tres meses de mierda, donde no hacia más que conectarme a Internet todo el santo día, vino la luz. Fui invitado a formar parte del equipo de Zona Negativa. Un curro que, pensaba que era mucho menos arduo de lo que es. Pero que me ha reportado grandísimas cosas. Lo primero, unas serie de gente que pronto se han convertido en amigos. O cuanto menos, gente con la que me puedo reír y aprender. De lo más importante en la vida. Aunque ellos no lo sepan, me han ayudado muchísimo. Han sido ese apoyo diario (y que lo sean por muchos años) que necesitaba para no meterme de nuevo en un pozo de rutina, crispación y stress. Aun recuerdo una de las primeras conversaciones que tuve con David, humilde anfitrión de este vuestro blog, donde me decia: “Tio, no te estreses. Disfruta con lo que haces. Nadie te fuerza a hacer las cosas a la de ya. Disfruta el momento”. De eso, ya hace como tres meses. Y estoy disfrutando como un enano. Pero diréis: “Y este notas, ¿para que me explica su vida? ¿Qué esto es un blog de comics, tío.” Y ahí voy. Los comics. Esa afición que me empezó de pequeñito. Esa afición tan denostada por el publico. Eso que me quita el sueldo casi todos los meses. Esa pasión que nunca pensé me pudiera dar nada más que lecturas más o menos buenas, me ha devuelto la esperanza. Gracias a eso, he conocido a las personas con las que comparto mi vida a diario. Eulalia, David, Gerard, Dani, Jordi, Sole, Rafa…. Y mis compañeros de ZN David, Raul, Toni, Sergio, Juan Carlos, Pablo, Juanjo….todos ellos, son el denominador común de mi “nueva” vida, gracias a los comics. ¿Qué estoy haciendo con mi vida? Disfrutarla a cada segundo. Como un cabron.

05 febrero 2006

Zona Negativa, premiada por los lectores de La Cárcel de Papel

A estas alturas, es de dominio público en la blogosfera comiquera, pero por si hay algún despistado, Zona Negativa ha recibido el Premio de los lectores de La Cárcel de Papel 2005 al mejor weblog.
Como podéis comprobar en este enlace, las votaciones han estado de lo más reñido, y sólo un puñado de votos han impedido que el muy recomendable Blog de Bonache se alzara con el galardón.
Sea como fuere, aprovecho la ocasión para felicitar a todos los que han participado, a todos los que han votado (en un sentido u otro), y por supuesto, a Mr. Pons, por encabezar una iniciativa tan positiva como esta.
Entrando a valorar los galardones, sucede como en todo tipo de premios: habrá quien considere el resultado justo, y habrá quien se esté echando las manos a la cabeza. Bien es cierto que llama poderosamente la atención que determinadas webs no tuvieran mayor respaldo, pero no hay que olvidar, precisamente, el carácter popular de las votaciones, cuyo resultado no deja de ser un pequeño compendio de subjetividades. Opiniones tan respetables como las que más.
En lo personal, no puedo quejarme (¡ni mucho menos!) además de recibir con perplejidad la noticia de que alguien votó a esta pequeña bitácora en la categoría de mejor weblog (os aseguro que no he sido yo), el galardón recibido por Zona Negativa me llenó de alegría. Por muchos motivos: formar parte de este equipo, aunque sea con una discreta aportación semanal, me hace sentirme tremendamente orgulloso. Más allá de premios, y del reconocimiento de los lectores en forma de visitas, cosas que por supuesto se agradecen, el ambiente que impera entre los integrantes de la web es sencillamente inmejorable. Más que simples compañeros, durante estos meses he ganado amigos. Y eso no tiene precio. Desde aquí, felicito a Raúl López, Toni Boix, Alberto Benavente, Sergio Robla, Pablo Gutierrez, Juan Gómez-Jurado, Juanjo Palacios, Juan Carlos Rodriguez, Jordi Ballera, Alberto Morán y Luis Aramburu, por el trabajo que han realizado o realizan a diario. Ya son más de 7 meses aprendiendo de vosotros, y disfrutando de interminables conversaciones vía MSN. ¡Gracias!
Y poco más que añadir, salvo que mañana lunes tendréis una nueva entrega de la sección Firma Invitada, protagonizada en esta ocasión por Alberto Benavente, compañero de Zona Negativa, y a lo largo de la semana, una pequeña reseña de Jóvenes Titanes, de Geoff Johns y Mike McKone.
Un saludo y hasta pronto! (eso espero)